Skip to content

Tener un auto es una responsabilidad

Please follow and like us:

Cuando eres joven y tienes la inquietud de tener un auto difícilmente piensas en la responsabilidad que conlleva el adquirir uno.

Chica joven conduciendo su auto.

 

Al igual que el día de graduación, el día en que tu hijo adolescente recibe su primer automóvil es otro gran rito de iniciación.

Enseñarle a tu adolescente la responsabilidad puede parecer un trabajo de tiempo completo.

Cuando tu hijo te pidió un cachorro, o peor, regresó con un cachorro callejero, escuchaste el antiguo pronunciamiento de “¡Lo cuidaré, lo prometo!”

La verdadera pregunta era si mamá y papá querían un cachorro, porque los niños no entienden el tipo de responsabilidad que conlleva cuidar a una mascota.

Al final, probablemente cuidaste de su primer amigo peludo, pero no vas a cuidar su primer auto, ¿verdad? Padre entregándole las llaves del auto a su hijo adolescente.

Comenzando con el auto correcto

Como era de esperar, los adolescentes generalmente quieren un automóvil elegante o algo similar a lo que conducen sus amigos.

Ya sea que tengan el corazón puesto en un sedán práctico o en un automóvil clásico, enséñales cómo elegir el automóvil adecuado: uno que tenga una combinación de seguridad y confiabilidad.

Ciertamente, esto no tiene que significar “un automóvil nuevo”, sino más simplemente, un automóvil bien mantenido de un fabricante de automóviles confiable.

Seguridad:

Después de ver algunas de las características más nuevas de seguridad del automóvil, uno puedes llegar a la conclusión de que comprar el modelo más nuevo es clave para tener el vehículo más seguro.

Hay muchos autos usados ​​que ofrecen una seguridad excepcional. Ayuda a tu adolescente a investigar para encontrar un automóvil con características de seguridad aceptables que estén dentro de su presupuesto.

Si bien las características de seguridad activa y pasiva ofrecen un margen de seguridad adicional, los buenos hábitos de conducción pueden hacer que esos sistemas sean aún más efectivos.

Por ejemplo, los airbags y los controles electrónicos de estabilidad son buenos, pero no son tan efectivos si tu hijo adolescente no usa el cinturón de seguridad o tiene un pie de plomo.

También es importante hacerle saber la importancia de considerar un comparador de seguros para cubrir cualquier siniestro.

Mujer conduce un coche gris.

 

Fiabilidad:

Si bien algunos estudios han demostrado que los automóviles más confiables son japoneses, esto no descarta algunos automóviles estadounidenses o europeos.

Cuando consideres un automóvil usado para tu hijo adolescente, debes estar interesado en buscar un vehículo bien mantenido, sin importar la marca. Anima a tu hijo a realizar pruebas de manejo y que un mecánico revise su automóvil.

Manteniendo ese primer auto en buenas condiciones

Después de que tu hijo gaste el dinero que tanto le costó ganar, y tal vez incluso algunos de los suyos, en su primer automóvil, enséñale cómo cuidarlo.

Mantenimiento:

Todos los autos, como todos los cachorros, necesitan mantenimiento regular. Asegúrate de que tu hijo sepa las consecuencias de no seguir un cronograma de mantenimiento. Sin cambios de aceite significa que no hay motor.

Enséñeles a verificar y ajustar la presión de los neumáticos semanalmente para evitar que los neumáticos se desgasten demasiado rápido y mantener una economía de combustible óptima.

Además de reservar un presupuesto de mantenimiento, ayuda a tu hijo a reconocer la necesidad de ahorrar para lo imprevisto, como un reventón de una llanta o una luz de control del motor.

Sea observador:

Enseña a tu hijo a ser observador. Asegúrate de que tengan suficiente tiempo al volante del automóvil familiar para que sepa cómo se maneja y suena un buen automóvil.

Enséñele a observar sonidos, olores o sensaciones inusuales en su propio automóvil. Prestar atención a estos evitará reparaciones más costosas en el futuro.

Enseñarle a tu hijo adolescente la responsabilidad es el trabajo más crucial que tienes como padre. Ya le has enseñado a estar seguro mientras conduce, así que no olvides lo vital que será asegurarte de que sepan cómo manejar su primer automóvil.

Ahorrará dinero y ayudará a mantenerlos más seguros mientras exploran la nueva libertad que conlleva tener su propio automóvil.

En definitiva, la tarea que tienes como padre no es fácil ya que inculcar la responsabilidad conlleva un trabajo que no depende solo de tu hijo.